Pepe&Pili, emprendedores, comerciantes.

Empresa: Colo Colo

Antiguos alumnos, Ciclo Formativo Grado Superior Administración y Finanzas. Asturias

“Cuando se declaró el Estado de Alarma, Pepe, mi marido, y yo, nos llevamos las manos a la cabeza, nos vimos obligados a cerrar nuestro negocio, “Colo Colo” una tienda de regalos y complementos para mujer y caballero que abrimos hace 7 años. Es nuestro negocio familiar y nuestra única fuente de ingresos, para nosotros y nuestros dos hijos. Pasamos ahí la mayor parte del día, y nuestros hijos también pasan tiempo por las tardes en la tienda.

Las primeras semanas de confinamiento, la mayor parte del trabajo se basaba en gestionar documentación para solicitar el  cese de actividad, negociar alquileres, pago de  proveedores, facturas y los impuestos trimestrales. Los dos realizamos en Escuela Europea el Ciclo de Grado Superior en Administración y Finanza. Este ciclo nos aportó los conocimientos clave para gestionar con éxito nuestro negocio. Módulos como contabilidad y fiscalidad, comunicación y atención al cliente, gestión logística y comercial o gestión financiera, han sido muy prácticos y útiles para el día a día del negocio.

En marzo acabábamos de hacer la compra de la NUEVA COLECCIÓN, teníamos el almacén repleto con la mercancía y toda la ilusión del mundo. 

Después de darle mil vueltas y superado el primer susto por el estado de alerta y el confinamiento, tomamos una decisión: hacer venta personalizada, al fin y al cabo esa es la esencia del pequeño comercio.

 

Una mañana bajé a la tienda para limpiar y  recoger documentación que necesitaba,  entonces se me ocurrió subir un vídeo a la redes sociales invitando a nuestros seguidores a comprar en “Colo Colo” los regalos para el Día de la Madre, a través del medio que quisieran, videollamada,  fotos a través de whatsapp, conversación a través de Instagram... nosotros nos encargábamos  de llevar el regalo a las madres el mismo domingo 3 de Mayo, con  todas las precauciones  necesarias.

La verdad es que no tenía muchas esperanzas pero cuál fue nuestra  sorpresa cuando empezamos  a recibir mensajes y mensajes de clientes y seguidores que a pesar del confinamiento querían regalar a sus madres productos de “Colo Colo”.

Por las mañanas, durante varios días, bajaba a la tienda e iba enseñando productos y haciendo ventas a través de videollamadas a diferentes personas.  Ha sido muy especial y gratificante hablar con nuestros clientes y atenderles como cuando vienen a la tienda,  pero ahora a través de una pantalla.

 

Tuvimos la suerte de que el 3 de Mayo hizo un día maravillosos para poder repartir todos los pedidos de Oviedo, con alguna parada de la Policía por el camino preguntando a dónde íbamos pero cuando explicábamos que éramos autónomos haciendo reparto de pedidos, nos dejaban circular sin problema.

 

Creo que es un claro ejemplo de "La familia" que se forma entre empresarios y clientes de pequeños negocios y de la vida que estas tiendas dan a las calles”